Adama – Telos II – Capítulo 15 – por Adama

¡Queridos hermanos y hermanas! ¡YO SOY ADAMA!

 Hoy vamos a hablar del Capítulo 15 del Libro II de Telos. 

Celestia, mi hermana, nos trae todos los movimientos que existen en Telos para elevar la vibración del planeta. Mis hermanos y hermanas, ¿por qué es tan difícil para muchos imaginarse viviendo todo lo que hemos hablado? Durante milenios, y milenios, y milenios, habéis experimentado el dolor, habéis experimentado el sufrimiento, habéis experimentado la dualidad y todavía la estáis experimentando… Así que vuestras almas han recordado muy, muy poco de lo que habéis aprendido y experimentado. Todo se convirtió en una gran disputa, un gran viaje de elevación o intentos de elevación, para llegar a donde nunca supisteis.

El concepto era nacer, vivir un tiempo y morir, nada más. Entonces, ¿por qué construir tantas cosas? ¿Por qué intentar vivir tantas cosas buenas si el mundo negativo las atraía más? La Luz es perfecta. La Luz trae equilibrio. La Luz trae alegría. La Luz trae todo lo que necesitas. Pero a ti te enseñaron que eso no era nada y que tenías que buscar tus placeres exactamente en el lado opuesto: en las adicciones, en los placeres efímeros, en todo lo que te baja la energía.

A día de hoy, muchas personas se preguntan: ¿todo lo que se dice, existe y existirá realmente? ¿No habrá una locura colectiva en la que algunas personas crean en este mundo perfecto y empiecen a comportarse de forma totalmente contraria al resto de la humanidad? ¿Funcionará, existe realmente y existirá? ¿No estaremos perdiendo el tiempo, una vez más, en creer que podemos ser mejores, que nuestras vidas pueden llegar a ser mejores? ¿Lo es? ¿Lo es? ¿Lo es?

Mucha gente se lo pregunta. E incluso los que ya estáis despiertos, cuando os topáis con obstáculos tan profundos, cuando os topáis con muros prácticamente infranqueables, os preguntáis: “¿Vale la pena todo lo que estoy haciendo? ¿Vale la pena creer en tantas cosas que no veo? ¿Vale la pena creer en tantas cosas que oigo, pero que no siento en mi corazón?” Mis hermanos y hermanas, todos en Telos hemos tenido este momento de duda y hemos buscado la solución precisamente en el camino equivocado.

Cuando nosotros, u otras civilizaciones, o los Seres de Luz, vinimos aquí para traer una perspectiva diferente, un camino diferente, lo experimentamos todo. Vivíamos en completa armonía, en equilibrio, en Luz y nos permitíamos involucrarnos exactamente en estos puntos en los que ustedes están involucrados hoy. Y el resultado está ahí. Y, sin embargo, muchos siguen preguntándose: “¿Pero no hay pruebas de que Lemuria, Atlántida y otras ciudades intraterrenas existen? ¿Qué pruebas hay, cómo podemos estar seguros?

Solo hay una respuesta y está en el corazón. Sus mentes nunca los darán la respuesta correcta, porque habéis estado acostumbrados a creer lo que veis, lo que es tangible, lo que podéis sentir, ver, para creer. Pero cuando dejáis hablar a su corazón, todas las historias que os han contado empiezan a tener sentido de alguna manera. Es como si fueras un gran puzzle que hoy está lleno de agujeros y no aparecen las piezas que lo completan. No importa cuántas veces encarnes, desencarnes y vuelvas a encarnar, esas piezas nunca aparecen.

Pero por una extraña coincidencia, cuando te permites escuchar a tu corazón, cuando te permites creer todo lo que decimos, cuando te permites creer y vivir lo que decimos, estas piezas empiezan a aparecer, y empiezas a encajar el rompecabezas. Y entonces algunas cosas empiezan a tener sentido. Y así es como te involucras, como te permites vivir cada vez más desde el corazón.

Sabemos y somos conscientes de que habrá momentos en los que seguirás mirando ese muro, en principio infranqueable, y dirás: “¿Para qué he creído tanto? Aquí hay un obstáculo que no sé cómo resolver”. Y yo te digo: Cualquier obstáculo sólo puede resolverse con el corazón. Cuanto más conviertas ese obstáculo en un muro real, físico, más crecerá. Cuando tomas ese muro y lo conviertes en una cosa informe y empiezas gradualmente a moldearlo en tus manos, cada vez encogiéndolo un poco, actuando con él como si fueras un niño jugando con plastilina en las manos. Y te resulta agradable apretar esa masa que es tan grande y tan informe, pero que con cada apretón se hace más y más pequeña, y se vuelve cada vez más blanda para que la aprietes. Porque has hecho de ello un juego, le has quitado fuerza a ese muro, ya no es un muro, es algo que manipulas, y tú, con tus manos y tu alegría infantil, lo moldeas, lo estrujas, lo encoges, condensas esa masa que antes era tan esponjosa y ahora se vuelve compacta, pero cada vez más pequeña. Y llegará un momento en que, si la alegría de tu corazón por ese juego es tan grande, esa masa simplemente desaparecerá de tus manos. Y mirarás ese muro y ya no lo verás, porque te habrás enfrentado a él con la fuerza real que tiene, que es ninguna.

La fuerza de cualquier obstáculo la pone tu mente. El obstáculo es siempre una lección, y a menudo es pequeño y fácil de resolver, pero cuando lo miras con ira, con incredulidad, se convierte en ese muro infranqueable, porque le diste fuerza para crecer, le diste fuerza para convertirse en un muro. Cada lección en tu camino nunca será más grande de lo que serás capaz de hacer con ella. Todas ellas, tienes la capacidad de resolverlas. Todas ellas. Pero todo tiene que salir del corazón, tiene que ser esa mirada de niño, de dulce juego, de amasar la masa.

Mira tus problemas de esta manera y date cuenta de que cada vez sentirás que tu corazón crece. Cada vez mirarás todo con otros ojos. Las cosas ya no te parecerán extrañas ni incapaces de resolverlas. Y recuerda siempre: estás conectado a Gaia, a una conciencia global, y cada punto que resuelves, llega también a la conciencia global, porque formas parte de ella.

Cada cambio afecta al Todo. Nadie es imperceptible para el Todo. El Todo es la totalidad de todas las energías de los seres humanos de este planeta. Si una persona cambia, reverbera y el cambio empieza a producirse en el Todo. Así que mis hermanos y hermanas, Celestia y yo, estamos siempre aquí. Nuestros niños están siempre aquí dispuestos a ayudaros a ver las cosas como un juego. Llamad a nuestros niños, ellos os traerán alegría, ingenuidad, y esa visión del Todo con ojos de niño, con ojos de que nada es demasiado importante, todo es fácil de experimentar, de cambiar.

Creedme, hermanos míos, estamos aquí para ayudaros. Ha llegado el momento de unirnos. Pidan nuestra ayuda. Por mucho que pienses que no pasa nada, cada persona que se conecta con nosotros empieza a formar parte también de nuestro viaje. Si aún no ves o sientes o sabes, es porque aún no es el momento; tu mente no está preparada para lo que tenemos que mostrarte. Pero no te rindas, sigue adelante.

El proceso no es tan rápido como cree, pero se está produciendo. Todo lo que tienes que hacer es dejar que te ayudemos. Dejad que nuestros hijos traigan alegría e ingenuidad, dulzura, a sus corazones. Pero no toméis esta ingenuidad como que vas a ser tontos en su planeta; es esa ingenuidad de verlo todo a través de los ojos de un niño, de ver cada muro como un juego, como algo que pueden escalar de alguna manera y llegar al otro lado sin miedo, porque así son los niños.

Así que permítete vivir en esta alegría. Conecta con ellos, y ten por seguro que tu paseo será mucho más divertido.

Traducción: Kelly Neri

Revisión:Regiani Maria Bugalho

Posts recentes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Minha Experiência

Carrito de compra

Termo de Uso de Imagem de Foto Enviada para o Site anjoseluz.net

Este documento estabelece os termos e condições para o uso de imagens fotográficas enviadas para o site www.anjoseluz.net, operado pela empresa Anjos e Luz Terapias Holísticas. Ao enviar sua fotografia para o site www.anjoseluz.net, você concorda integralmente com os seguintes termos:

  1. Direitos Autorais e Propriedade Intelectual: 1.1. Você mantém todos os direitos autorais e de propriedade intelectual sobre as imagens fotográficas enviadas. 1.2. Ao enviar a imagem para o site www.anjoseluz.net, você concede à Anjos e Luz Terapias Holísticas uma licença não exclusiva, irrevogável, gratuita e mundial para utilizar, reproduzir, exibir e distribuir a imagem em conexão com o site www.anjoseluz.net e suas atividades relacionadas.

  2. Uso da Imagem: 2.1. A Anjos e Luz Terapias Holísticas poderá utilizar a imagem enviada para: a) Exibir em seu site, redes sociais e materiais promocionais.

  3. Garantias e Responsabilidades: 3.1. Você garante que possui todos os direitos necessários sobre a imagem enviada e que sua utilização pela Anjos e Luz Terapias Holísticas, conforme descrito neste documento, não viola quaisquer direitos de terceiros. 3.2. Você concorda em isentar a Anjos e Luz Terapias Holísticas de qualquer responsabilidade decorrente de qualquer reclamação de terceiros relacionada ao uso da imagem conforme permitido por estes termos.

  4. Consentimento de Uso de Imagem: 4.1. Ao enviar sua imagem para o site www.anjoseluz.net, você consente que sua imagem seja utilizada de acordo com os termos estabelecidos neste documento. 4.2. Você consente que sua imagem possa ser exibida publicamente e compartilhada em conexão com as atividades da Anjos e Luz Terapias Holísticas.

  5. Modificações nos Termos: 5.1. A Anjos e Luz Terapias Holísticas reserva-se o direito de modificar estes termos a qualquer momento, mediante aviso prévio razoável. O uso contínuo do site www.anjoseluz.net após tais modificações constitui aceitação dos termos revisados.

  6. Legislação Aplicável: 6.1. Estes termos serão regidos e interpretados de acordo com as leis do Brasil. Quaisquer disputas decorrentes destes termos serão submetidas à jurisdição exclusiva dos tribunais competentes no Brasil.

Ao enviar sua imagem para o site www.anjoseluz.net, você reconhece ter lido, compreendido e concordado com estes termos de uso de imagem. Se você não concorda com estes termos, por favor, não envie sua imagem para a Anjos e Luz Terapias Holísticas.