Arcángel Miguel en Vivo 21-02-24

¡Queridos! ¡YO SOY EL ARCÁNGEL MIGUEL!

Una vez más…, tengo que deciros que la gente todavía no ha aprendido a entender las cosas que decimos y todo lo que les mostramos. Hoy sólo voy a deciros una cosa: ¡el tiempo corre! ¡El proceso va a toda velocidad! Así que cada acción, cada acontecimiento tendrá una respuesta, ¡tan rápida como el momento de crear el acontecimiento! Y muchas personas no se dan cuenta de esto. Piensan que tienen toda una vida, que todavía tienen muchos, muchos años por delante para aprender y arreglarlo todo:

O no: “Seguiré viviendo como hasta ahora y, cuando vea que casi es la hora, pasaré rápidamente del agua al vino y llegaré”.

Si fuera tan fácil, no tendríamos que venir aquí a hablar, hablar, hablar, enseñar, enseñar, ¿para qué? ¡Bastaría con chasquear los dedos y todo pasaría! Así que, hermanos míos, la gran pregunta es:

¿Por qué tanta ironía? ¿Por qué tanta arrogancia?

Y sólo diré una cosa, para los que se dan golpes en el pecho y me dicen: “¡Me voy, te guste o no!”. ¡Es su elección! Eso es todo lo que voy a decirles, ¡es su elección! ¡Mira el tamaño de tu arrogancia y el tamaño de tu prepotencia, y todo tiene una consecuencia! No, no haré nada, ¡ni yo ni ningún Ser de Luz hará nada a cambio! El tiempo devuelve la energía que se libera y vuelve con el destino correcto para quien la envió. Así que no pierdas el tiempo desafiandome, enviándome mensajes de que vas a ir de todos modos, ¡lo quiera yo o no! No pierdas el tiempo. Pon toda tu energía en ir de verdad, no pasa nada. Ahora vendrá el retorno, porque nada pasa desapercibido, nunca ha pasado. Sólo que ahora hay una pequeña diferencia, las cosas vuelven más rápido, mucho más rápido.

Por eso, voy a decirles a cada uno de ustedes, cada paso, cada movimiento que hago, no lo hago porque soy un mocoso, no lo hago porque soy autoritario (como muchos dicen), no lo hago porque quiero. Detrás de cada movimiento que hago, ah…, ¡siempre hay algo que aprender, siempre hay algo que revelar! ¡Los que tienen un corazón puro, honesto y tranquilo pueden ver lejos! Ahora bien, si tienes la sensación de que “¡quién es él para impedirme ir!”, bueno, sigues tomando las decisiones equivocadas.

¡El cierre del grupo fue por orden mía!

Porque a algunas personas les gusta mucho hablar, ¿no? 

Les gusta criticar a los demás, les gusta meter el dedo en la cara de los demás. 

Y luego están los que, que son una gran mayoría, no siguen nada, no miran nada, no ven nada, pero luego dicen: “¿Y cómo va todo? ¿Por qué no ha empezado todavía? ¿Dónde está? ¿Dónde no está?”

Pero no es bueno hacer un seguimiento, es más fácil venir y preguntar a la otra persona. “¡No voy a perder el tiempo escuchando, voy a preguntar!” ¡Eso es! Entonces te hago una pregunta: si acabas solo, ¿qué harás con tu vida? ¡Porque todo depende de la otra persona! 

Así que, hermanos míos, ¡cuidado con su comportamiento! Parece que unos días sin mensajes os han hecho olvidar todo lo que habéis aprendido, ¡y eso me preocupa mucho! Y no, no penséis que voy a volver atrás, la Jornada del Perdón continuará sin descanso. Lo que había que enseñar ya se ha enseñado, no hace falta que sigamos repitiendo lo que ya se ha dicho tantas veces y que tú pareces haber olvidado. Lo has olvidado todo, ¡porque el comportamiento era inaceptable!

Me parece interesante cuando la gente no va, 

no tienen intención de ir, pero lo critican todo, 

ponen su dedo en todo, 

tienen que dar su opinión sobre todo. 

Es interesante, muy interesante, ¡esta actitud! Así que te hago una pregunta: 

¿Cuál es su intención? ¿Crear confusión? ¿Traer problemas al grupo? ¿Minorar la energía de paz dentro del grupo? ¡No, no es difícil! ¡Es muy difícil!

Voy a decirles algo importante, hermanos míos: ¡el caldero está hirviendo! Hagan de esta metáfora lo que quieran, entiéndanla como quieran. Y hay mucha gente al borde del caldero, que hincha el pecho y dice: “¡Ya casi estoy en la Quinta Dimensión!”, pero están en el borde mismo del caldero, y basta un empujoncito para caer dentro. Pero tú crees que estás completo, crees que estás preparado, ¡crees que eres perfecto!

Así que empieza a mirarte a ti mismo. Empieza a mirar tus propias actitudes, ¡porque están creando el mañana! Así que las actitudes que adoptes hoy repercutirán mañana. Y puede ser que HOY estés al borde del caldero y mañana, por desgracia, ¡estés dentro de él!

Así que sólo tengo una cosa que decirte: el camino de cada uno es el suyo y cada uno elige cómo caminar, ya sea por una senda llena de amor, tratando de mantenerse erguido, tratando de hacer el bien, tratando de actuar de la mejor manera posible, o por ese camino tortuoso lleno de tropiezos. 

¿Y por qué los tropiezos?

Porque estás mirando hacia fuera, no estás mirando tu propio camino, estás mirando el camino de la otra persona, estás mirando en la dirección del camino de la otra persona, así que es un tropiezo tras otro. ¿Y entonces qué pasa? A cada tropiezo te caes y cuando te caes tardas en levantarte, ¡y el tiempo corre! 

Así que este es el único mensaje que voy a darte hoy: 

El camino es único, ¡es el tuyo! 

No critiques el camino de los demás.

No critiques el gusto de los demás.

No critiques la forma de ser de los demás.

Mírate al espejo antes de hablar de otra persona. 

Mírate en el espejo, ¡pero ten el valor de mirar! ¡Pide a la Presencia Divina que te muestre quién eres realmente! Qué necesitas cambiar, dónde necesitas mejorar, ¡esas tienen que ser tus preocupaciones ahora mismo! No mires a la otra persona y pienses que es rara, que todo está mal en ella, que su opinión es errónea. ¿Aún no lo has aprendido? Todo el mundo quiere pensar siempre que lo que piensa, lo que le gusta, lo que hace es mejor, más importante y perfecto, y lo demás son tonterías.

¡Mira el ego! ¡Los egos aquí están muy inflamados! 

El momento es que cada uno mire a sus propios pies, que sea capaz de ver el camino. Porque puede ocurrir que estés tan absorto por el camino de la otra persona que accidentalmente te salgas de tu propio camino, caigas en un atajo y entonces esa idea, esa ilusión, ese deseo de la Quinta Dimensión, recuerda cómo decías que ya estabas allí, sólo que en la siguiente, porque en ésta estás fuera. Porque te estás preocupando de la otra persona, ¡no de ti mismo!

Algunas personas empiezan a decepcionarme de verdad, porque se estaba siguiendo un camino correcto, pero de repente las cosas cambian. ¿Me siento triste? Sí. ¿Me enfado? ¡Sí! ¡Porque no quisiera que mis guerreros perdieran el camino! ¡No quisiera que mis guerreros tropezaran en el camino! Pero si esa es su elección, ¿qué puedo hacer? Nada. ¡No hay nada que pueda hacer, es la elección de cada uno!

Miren al mundo afuera, no entre ustedes, al mundo. Mira lo que pasa a tu alrededor, las cosas bonitas y las no tan bonitas.

¿A cuál te aferras? 

¿En cuál crees que se está convirtiendo el mundo?

Hazte esta pregunta, ¡porque es muy importante! Tienes que creer que habrá un mundo nuevo, que la victoria es segura, ¡pero tienes que creer! ¡Tienes que llenar tu corazón y creer! ¡Tienes que llenar tu corazón y seguir adelante! Tienes que llenar tu corazón y emanar amor, ¡eso es todo! ¡El resto dependerá del camino de cada persona! ¡Cómo llegues allí dependerá de tu camino!

Así que, ¡piensa bien! ¡Analiza! Lo dije aquí la última vez que nos vimos, ¡no me preocupan los números! Si echas de menos algo, busca en otra parte. ¡Es tu elección! Porque aquí se acabaron las enseñanzas, ahora toca aplicar lo aprendido con atención, con amor en el corazón, con mucha paz y confianza, ¡nada más! Si alguno de vosotros se pierde por el camino, ¡no puedo hacer nada! Es una pena, ¡pero cada uno hace su propia elección! ¡Cada uno elige el camino que quiere!

¡Ten paciencia y calma! No es poniendo ansiedad encima de todo como lo vas a solucionar, ¡eso aún no lo has aprendido! Así que las cosas tienen que ser dramáticas para que sucedan, tienes que tomar decisiones serias para que las cosas se encaucen. Esto es muy triste, ¡muy triste! Y sigo diciendo: ¡a quien le moleste, que se sienta libre! ¡No me importan los números! ¡Quiero un ejército de una persona, pero que esté completamente conmigo! Parte de ellos conmigo, parte de ellos al borde del caldero, ¡no quiero eso! ¡Quédate ahí, entonces! En algún momento te darás cuenta de tu error e intentarás volver. ¿Tendrás tiempo? No lo sé, es un riesgo que muchos tendrán que correr.

Fíjate bien en el camino que tienes por delante. Sepa mirar el camino y aprenda definitivamente a esperar y a caminar, eso es todo. ¡Es sencillo! ¡Es fácil! ¡Un corazón en paz conduce a caminar en paz! Un corazón lleno de ansiedad, lleno de nerviosismo nunca lleva a un camino pacífico, porque atrae todo lo malo. ¡Lo habéis olvidado! Así que, ¡que cada uno de ustedes piense realmente en qué dirección va, qué camino elige! ¡Y yo, por desgracia, no puedo hacer nada al respecto! ¡Sólo aceptar la decisión de cada uno!

Traducción: Ana Maria Souza

Revisión: Regiane Maria Bugalho

Posts recentes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Minha Experiência

Carrito de compra