María – Mi Amor Todos los Días

¡Queridos hijos e hijas del planeta Tierra! ¡YO SOY MARÍA!

Hoy mi corazón está particularmente lleno de alegría porque tantos hijos me hacen hoy sus súplicas y sus agradecimientos. No, para mí no hay día. Mi día es cualquier día de tu calendario. Pero hoy hay una conmoción en el planeta, hoy hay un egregor de Amor creado, y yo no puedo ignorar, dejar de lado, tanto Amor que emana de mí.

Hay muchas creencias, muchas formas, pero lo que cuenta para cada uno de nosotros no es lo que crees; lo que cuenta para cada uno de nosotros es cómo vives la palabra que decimos. ¿De qué sirve ser un ferviente orador, un ardiente creyente, si en tu vida diaria no predicas las enseñanzas que recibes? ¿De qué sirve hacer penitencia, hacer promesas, sólo por intercambiar? “Haré esto para que me des aquello”.

La mayoría de las veces, ignoramos sus promesas porque carecen de valor. No hacemos intercambios. A menudo recibes lo que pides, pero por nuestro Amor incondicional, no por el hecho o el intercambio. No nos gustan los sacrificios. No nos gusta verte sufrir. No nos gusta verte herido por una supuesta entrega a una petición que nos haces. No nos gusta porque no cambia la forma en que los vemos, no cambia la forma en que cumplimos o no su petición.

No valoramos a los que se sacrifican. No valoramos a quienes realizan rituales extremadamente dolorosos para que podamos verlos. No valoramos eso. Miramos a cada uno de ustedes a través del corazón; es el corazón el que nos dice si debemos o no cumplir la petición. Es el corazón iluminado, el corazón lleno de Amor, el que nos hace transformar una lección pesada en otra más ligera.

No, no eliminamos lecciones. A veces, el peso que quitamos a la lección hace que te resulte tan fácil ver la respuesta, que crees que tu petición ha sido atendida, que te hemos liberado de ella. No, no podemos interferir en tus lecciones. Siempre ayudamos, pero según el corazón de cada uno; según lo que cada uno emana en su día a día. De qué sirve caminar kilómetros de rodillas con una cruz a cuestas, si en tu día a día no actúas como mi hijo. Eres arrogante, eres crítico, eres sentencioso, pero crees que haciendo tal sacrificio mi hijo te perdonará y todos tus errores desaparecerán. Dulce ilusión.

Deja de creer que somos tan tontos como para dejarnos engañar por tus sacrificios. No nos fijamos en el sacrificio. Repito: no vale nada para nosotros. Lo que cuenta es lo que hay en tu corazón. Lo que cuenta es lo que vives en tu vida diaria. No intentes regatear con nosotros. No hay intercambio entre nosotros. Somos puro Amor incondicional, por eso siempre nos damos, pero la intensidad y la solución las determina tu camino, no los sacrificios, ni las promesas, ni las peticiones, ni las oraciones.

Para mirar mi imagen, como lo estás haciendo hoy, y pedir ayuda para resolver tus problemas, por supuesto que escucharé, por supuesto que responderé, pero responderé dentro del retorno que veo en tu corazón. Cuanto más iluminado se vuelva tu camino, más te ayudaré, pero nunca quitaré nada de tu camino, porque cada lección sólo se quita cuando la aprendes. Te enseñamos cómo aprender la lección, pero depende de cada uno de ustedes si la aprendéis o no.

En este día tan especial, puedo deciros que recibiréis todo mi amor y mi luz. Muchos de ustedes veréis aliviado tu dolor, muchos veréis resueltos tus problemas, pero sólo porque serán el resultado de tu caminar, no porque yo los haya resuelto. Comprended, hijos e hijas míos, no arrojéis sus dolores en mi regazo ni en el de ningún otro Ser de Luz para que os los quitemos. Los dolores son lecciones. Así que la petición tiene que ser para que os ayudemos a ver cómo salir de ellos, o al menos conseguir algo de alivio.

Porque si estás pasando por lo que estás pasando, nosotros no lo causamos, fuiste tú. No hagas trueques con nosotros. No esperes que respondamos a tus súplicas si tu corazón te dice lo contrario. Tenéis que seguir el camino de la Luz, tenéis que ser hermanos en la Luz, tenéis que seguir las enseñanzas de mi hijo; y entonces tu corazón se iluminará y todas sus peticiones serán miradas con gran fervor.

Pero sepa siempre que nosotros no las resolvemos, sólo le damos el camino hacia una solución. Y a menudo ni siquiera te das cuenta de ello y acabas creyendo que hemos satisfecho tu petición. Al final, todo va bien. Os dejo cubiertos con mi manto, a todos y cada uno de ustedes. No importa cuál sea su corazón; os cubro con mi manto, y ciertamente si su corazón no es de Luz, no permanecerá. Pero si tu corazón vibra Luz, permanecerá allí por mucho tiempo, protegiéndote y bendiciéndote.

Sed los directores de la película de sus vidas. Sed los que comandéis vuestros caminos. Asumid las responsabilidades y, de una vez por todas, no comerciéis con nosotros, porque no existen para nosotros.

Traducción: Kelly Neri

Revisión:

Posts recentes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Minha Experiência

Carrito de compra