Sananda – Mirad a Tu Alrededor

¡Queridos hijos e hijas del planeta Tierra! ¡SOY SANANDA!

Una vez más mi corazón se llena de alegría por poder traeros unas palabras, pero sobre todo, por traeros mucho Amor a todos y cada uno de ustedes.

Estamos llegando al final de este ciclo. Aquí no importa si el calendario en el que vives es correcto o no. Es por lo que vives, es lo que manda en los egregores del planeta; es lo que manda en los corazones de los humanos. Así que no hay manera de decirte ahora, aquí, que te olvides de todo y empieces a considerar otra cosa.

Todo está en el momento adecuado. Todo está en el momento adecuado. Solo es importante que dejes hablar a tu corazón. Deja de seguir lo que dicen los demás. Deja de seguir lo que dicta tu sociedad. Actúa siempre según tu corazón; este será siempre el mejor camino. No te dejes llevar por el consumismo. No te dejes llevar por las normas.

Considera las celebraciones de fin de ciclo como una gran oportunidad para observar tu entorno. Observa con atención dónde vives. ¿Quién te rodea? ¿Cómo es el lugar donde vives? Y no, no estoy haciendo comparaciones. Cada uno está donde su alma le ha llevado, donde necesita estar. Pero mira a tu alrededor. ¿Qué ves?

Ves mucha naturaleza, ves poca o ninguna. Ves muchas casas, muchos vecinos o ninguno. Ves un cielo despejado y abierto, o sólo un poco. ¿Qué ves a tu alrededor? Por eso te digo que no importa lo que veas. La persona que vive en un paraíso, rodeada de naturaleza, que tiene el cielo abierto a su alrededor, no es mejor ni superior que la persona que vive hacinada. No hay superioridad en ello.

Muchos de ustedes dirán: “¡Claro que la hay! ¡El que está allí, con la naturaleza a su alrededor, tiene una vida mucho más cómoda que yo, que estoy aquí, en este cubículo, rodeado de un montón de gente!”. No estoy hablando de las finanzas de nadie; estoy hablando del corazón. La persona que vive en esa casa enorme, rodeada de naturaleza, ¿tiene corazón? No el corazón físico, que por supuesto lo tiene, sino si deja hablar a su corazón. Y tú que te quejas de ese cubículo, ¿dejas hablar a tu corazón? ¿O estáis extremadamente agradecidos por todo lo que habéis recibido, por todo lo que tenéis? O no, no os acordáis de estar agradecidos porque nada es bueno.

Esto variará mucho de una persona a otra. Así que yo te diría que hoy en este camino.  Aquellos que tienen buenas condiciones financieras son iguales a aquellos que no las tienen, porque esto no es un peso, esto no es un factor determinante, esto no te pone al frente de la cola, como mucha gente piensa. Cuando entras en el camino de la evolución, te despojas de todo lo físico. Caminas solo con tu corazón; caminas con tus elecciones; caminas con tus pensamientos y acciones.

La energía del dinero no sirve de nada, porque no habrá sobornos, ni corrupción, ni un lugar mejor en la cola. Todos recorren el mismo camino, con las mismas tareas, con los mismos obstáculos. Todo el mundo tiene que superar todos los obstáculos de ese camino, seas rico o pobre. No importa si eres joven o viejo. Lo que importa es el corazón. Lo que importa es lo que sientes en ese momento.

¿La persona que tiene una casa enorme está agradecida por el camino que le llevó hasta allí? Y tú que vives en ese cubículo, quejándote, ¿también has estado agradecido alguna vez? Al menos tienes un lugar donde vivir, pero ¿qué pasa con los que no tienen nada? Ten por seguro que tu alma es probablemente demasiada cabeza dura, como tú dices, para aprender cosas. Si sigues viviendo en la escasez, es porque las lecciones no las has aprendido, o no quieres aprenderlas. Y quizá el que está en esa casa enorme, rodeado de naturaleza, ha conseguido superar todos los obstáculos necesarios, y la abundancia es lo único que tiene.

¿Está equivocado? No. ¿Se equivoca usted? No. Cada uno ha elegido su camino, cada uno ha decidido aprender o no. Así que no juzgues lo que no sabes. Si tu camino es difícil, párate a pensar. ¿Por qué insistes tanto en no querer evolucionar? ¿Por qué insistes tanto en repetir los mismos errores? La persona de esa hermosa casa, rodeada de naturaleza, puede que no sea tan terca, pero se dejó aprender, se dejó evolucionar, y el universo proveyó para ella.

Así es como funciona. El corazón manda; los pensamientos, las acciones y las evoluciones mandan. O tal vez tú, que vives en este cubículo, todavía necesitarás vivir en un cubículo durante mucho tiempo para aprender algo; ¿es eso? Tal vez. Así que hijos e hijas míos, ahora no es el momento de comparar quién tiene más, quién tiene menos. Ahora es el momento de analizar. Ahora es el momento de mirar en vuestro interior y aceptar vuestros errores; de aceptar que seguís cometiendo errores, y muchos. Ahora no se trata de juzgarte, no se trata de crucificarte porque has cometido un error; se trata de tomar una decisión: “¡Quiero corregir mis errores y no quiero cometer más errores!”. Perfecto. Este es el camino hacia tu evolución y tu abundancia.

Así que antes de sentaros, quejaros, llorar, maldecir que no tenéis nada y la otra persona lo tiene todo, no os comparéis con nadie. Cada uno es el resultado del camino de su alma, de sus propias elecciones. Cada uno en este universo tiene su parte de abundancia. No está dividida en partes desiguales, así que tú tienes la tuya. Ahora tienes que asegurarte de alcanzarla, de recibirla. ¿Y cómo lo haces? Dando las gracias cada día por cada lección, por cada experiencia de aprendizaje, por cada reto.

No se trata de mirar el reto, sentarse y llorar. Se trata de superarlo y estar seguro de que has dado un pequeño salto hacia la abundancia. Mira a tu alrededor. ¿Qué has construido? Este es un momento de análisis, y veas lo que veas a tu alrededor, agradécelo, sobre todo si te das cuenta de lo que te ha llevado hasta donde estás. Las oportunidades que dejaste pasar, los retos que no quisiste superar, las personas que dejaste que te dominaran, los pensamientos que asumiste de otros, tus deseos que reprimiste.

Piensa en ello. Piensa en todo esto. Y aprende, nadie puede dominar a nadie. No dejes que nadie te detenga. No utilices a los demás como escudos de tu cobardía. Todo el mundo es capaz de liberarse, todo el mundo tiene ese poder. Quien se deja aprisionar está haciendo una elección, porque la libertad pertenece al alma, a cada ser. Y como venimos diciendo últimamente y siempre, pide nuestra ayuda para liberarte, para hacerte ver el camino, para hacerte evolucionar. Pero prepárate, porque el camino, la mayoría de las veces, no es el que tú quieres. El camino no es tan fácil, tiene piedras. Pero lo importante es que con cada piedra que se quita, el salto es inmenso.

Sabe encontrar tu camino. Mira cada piedra con amor, y seguro que cambiarás todo a tu alrededor. No importa el tiempo que tardes. Lo que importa es que tu alma necesita evolucionar. Ya sea en esta o en las próximas encarnaciones. No importa. Lo que importa es que la evolución siempre será el camino de toda alma.

Traducción: Kelly Neri

Revisión: Ana Maia Souza

Posts recentes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Minha Experiência

Carrito de compra