Sananda – Mirad al Camino

¡Queridos hijos e hijas del planeta Tierra! ¡YO SOY SANANDA!

Siempre repetiré que es una inmensa alegría estar aquí con todos y cada uno de ustedes. Hoy no vengo a hacer declaraciones ni a transmitir enseñanzas. En este momento, traigo solamente mi Amor y mi energía, para que cada uno de ustedes pueda absorberlos y sentirse verdaderamente como un Pilar de Luz.

¡Hijos e hijas míos! Siempre hemos repetido que vendrán tiempos difíciles. Y no insistiré en ello, porque es la pura verdad. Pero me gustaría que no os centrarais en estas palabras, sino en el hecho de que todo lo que está a punto de suceder forma parte del camino de la humanidad y, en particular, del camino de cada uno de ustedes.

Cuando decimos que vendrán tiempos difíciles, si te conectas con lo que significa esta frase, terminas conectándote con energías que no son tuyas, porque estás pensando en ello; estás viendo un camino difícil. Entonces atraerás cosas que dificultarán tu camino, pero que no eran necesariamente tuyas. Simplemente, te conectaste con ellas.

Lo he dicho aquí una vez y lo diré de nuevo: Mira el camino que siempre está iluminado, con un gran sol brillante en el horizonte, fragante, sin piedras. Mucha gente piensa que no puede pensar así, que no es justo, que tiene que haber piedras, espinas y baches en el camino para que seas lo suficientemente fuerte como para superar cada uno de ellos.

Así que te estoy diciendo que este pensamiento no es tuyo, es de tu ego, tratando de mostrarte que no mereces un camino fácil, siempre necesitas luchar, luchar por algo bueno. Así que yo, Sananda, te digo: Crea un camino limpio, iluminado, florido, fragante, con un sol brillante en el horizonte.

Cada vez que sientas miedo, o dudas, o no sepas qué camino tomar, mira esta imagen en tu mente. Llegará un momento en que la verás todo el tiempo, y eso será maravilloso, porque estarás conectando con este camino, con la energía creada por este camino; y no con energías difíciles, complicadas.

Este camino no es recto. Tiene altibajos. Y cuando estés subiendo, nunca sabrás lo que hay más allá. Pero no te preocupes por eso porque si creas el camino iluminado, si intensificas la Luz de este camino, recuerda, estás cambiando lo que hay más adelante. Porque el camino que se ha creado adelante fue creado hace mucho tiempo por muchas cosas, puedo decir cosas equivocadas, que tú hiciste.

Así, mirando el camino e iluminándolo siempre, acabas quitándole fuerza a todo lo malo que te espera, porque crees en este camino iluminado. No, este camino no perdonará tus faltas. Este camino no borrará todo lo que tengas que pasar. Por eso te digo: El camino es cuesta arriba y cuesta abajo. Cuando vas cuesta arriba, es porque hay algo adelante que aún no puedes ver, pero cuando llegue el momento, lo verás, y lo atravesarás, porque crees en la Luz, crees en el Amor. Y no hay armas más grandes ni más poderosas que estas.

Llena tus ojos solo de Amor, de Luz, de ningún otro sentimiento. No mires otra cosa que no sea Amor y Luz. Aunque la vida, tu día a día, te muestre cosas feas, problemas; no pasa nada. Piensa: “Esto es feo, pero mi camino está iluminado” Entonces mira ese camino iluminado. Y desharás toda esa energía que acabas de ver.

Creedme, hijos e hijas míos, todo el mundo pasará por lo que sea necesario para su evolución, su camino hacia la ascensión. Preocuparse por lo que viene después de la ascensión no es una buena medicina, no es una buena actitud, porque vuestro ego siempre tiende a pensar cosas malas, a plantearos cosas complejas, para que sepáis que tenéis que pasar por ellas. Y yo te digo: no tienes que hacerlo.

Mucho de lo que pasáis, hijos míos, viene del ego. Os pone en el camino para que os sintáis siempre poderosos, el que pone los obstáculos y os hace superarlos. Esto no es vida, esto es quedarse en el mismo sitio. Así que olvida las palabras del ego. Mira siempre el camino luminoso. No importa lo que haya por delante. No todo lo que vendrá a tu hermano vendrá a ti. Todo el mundo tiene un camino, todo el mundo tiene un camino. Así que, ¿Por qué preocuparse por lo que venga después?

Cada uno pasará por lo que tenga que pasar. Eso no se puede cambiar. Pero al mirar ese camino iluminado, florido y fragante, estás diciendo: “Aceptaré cualquier cosa, ¡Porque mi camino está iluminado!”. Y esto, sin duda, te hará atravesar todo con facilidad, sin miedo ni ningún tipo de temor.

Deja de preocuparte por lo que te espera. Habrá momentos difíciles, sí, y no podemos negarlo. Porque si nos limitamos a decir: “No, mirad vuestros caminos, olvidaos de lo que os rodea”, entonces cuando todo empiece a suceder diréis: “Bueno, nadie nos dijo nada. Pensábamos que todo era maravilloso. Así que os decimos: “Están pasando tiempos difíciles y van a aumentar”.

El planeta está atravesando su proceso de ascensión, necesita estas transformaciones. Y cada uno de ustedes está donde tiene que estar. No hay ningún cambio. Si hay que hacer un cambio, se hará. Pero no tenéis que preocuparos por eso, todo llegará en el momento adecuado. Cread este camino en vuestras mentes. Y siempre que haya una duda, miradla.

No importa lo que se diga, no importa lo que ya se haya dicho. Mucho se os trajo en tiempos oscuros. Hoy, las mismas cosas ya no se aplican, porque estos son tiempos de Luz. Así que deja de preocuparte por el futuro. Mira siempre hacia el camino iluminado, florido y fragante. Y siempre que quieras compañía, ahí estaremos, sentados al borde del camino.

¿Sentados? Sí, sentados. No te acompañaremos, estaremos sentados. Pero en el momento en que tus pensamientos conecten con los nuestros, estaremos inmediatamente a tu lado; en cualquier punto del camino. Uno de nosotros, todos nosotros, quien quieras. Siempre estamos listos. Y si quieres, podemos hacerte compañía, caminar juntos, hablar e intercambiar ideas. Será bueno para todos, y especialmente para el Todo.

Traducción: Kelly Neri

Revisión:Regiani Maria Bugalho

Posts recentes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Minha Experiência

Carrito de compra